El arte de saber mirar

Tan amplio y diverso es el imaginario de la fotógrafa Cristina García Rodero que visitar su retrospectiva recién inaugurada en la Sala Rekalde deja al espectador exactamente como el título de la muestra: Con la boca abierta.

La fotógrafa manchega lleva más de cuarenta años mirando el mundo a través del objetivo de su cámara, «en el mirar está el sentir, está el interrogar, el profundizar. Una cosa es ver y otra es mirar. Cuando salgo a la calle no veo nada; sin embargo, cuando cojo la cámara suceden muchas cosas, porque hay una voluntad de ver, de mirar«, explica. Y entonces llegan las muecas, los bostezos, las caras de asombro, los gestos, en definitiva, la espontaneidad y el humanismo. Dos claves que se recogen exponencialmente en la muestra que nos ocupa a través de los retratos, los primeros planos y la plasticidad de las expresiones. Una forma de mirar especial que trasmite la sensibilidad de la autora y que supone un trabajo de gran valor etnográfico.

La exposición compuesta por más de sesenta imágenes se ha planteado como un paralelismo a su carrera, mostrando desde la España de los ritos y tradiciones que ya recogió en su libro España oculta hasta las costumbres que ha ido encontrándose por el mundo en países como Portugal, Alemania, Georgia, Cuba o Haití. Al mismo tiempo, el espectador advierte una cronología vital en la muestra que comienza con el nacimiento de un niño, refleja la inocencia en la niñez y juventud, remarca la edad adulta con sus placeres, ritos y extravagancias y termina con la muerte en un velatorio.

Por algo Cristina García Rodero es la única persona con nacionalidad española integrante en la prestigiosa Agencia Magnum. Si pueden, no se la pierdan. Estará en la Sala Rekalde hasta el 17 de mayo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *