Getxophoto 2021, una edición cargada de necesaria denuncia social

La 15ª edición del festival fotográfico Getxophoto acaba de llegar a su fin. El mes de septiembre ha resultado ser el patio de atrás del verano, y el festival especialmente una vía de escape para disfrutar, además de fotografía, de unas cervezas con amigos en las calles de Algorta, ¡vaya ambientazo tiene este pueblo!

Lo más reseñable del festival es quizá lo más obvio. Al margen de la obra expositiva, me gusta especialmente cómo la Fotografía toma la calle y entra en contacto con el viandante. Con el ciudadano de a pie. Con quién se acerca al mercado de abastos un martes a comprar unas anchoas y con quien se toma unos vinos en el bar de la esquina. Ese es, precisamente, parte del encanto de los festivales fotográficos urbanos, la interacción que consiguen con el ciudadano transformándolo en espectador. Me gusta muchísimo también la apropiación del espacio urbano. Transformar elementos arquitectónicos para que parezcan lienzos, marcos. Hacer de la calle una galería,  ¿no son paredes a fin de cuentas?

La edición de este año ha girado en torno a las nuevas acepciones que el verbo compartir ha adquirido en los últimos tiempos. En un mundo globalizado y accesible tanto de forma digital a través de los medios de comunicación como física, mediante el transporte, también son cada vez más visibles las diferencias socioeconómicas y políticas entre estados. Al mismo tiempo, nos enfrentamos a varios problemas comunes como son el cambio climático y los flujos migratorios que crean nuevas formas de convivencia. En palabras de Jon Uriarte, comisario, divulgador y fotógrafo; “en un mundo regido por la acumulación individual de bienes, el miedo al diferente en un contexto atravesado por una pandemia global –que precisamente acentúa las distancias-, el derecho, la necesidad y la responsabilidad de compartir toman una relevancia vital”.

Estas han sido las propuestas que más me han llamado la atención:

Now you see me Moria, VVAA

El proyecto colaborativo Now you see me Moria una propuesta colectiva en la que se realiza una denuncia social sobre las políticas migratorias y cómo afecta esto a la vida de las personas refugiadas. A través de su cuenta de Instagram se puede seguir el día a día de la vida de quienes sobreviven, y las condiciones en las que lo hacen, en el campo de refugiados de Moria, en la isla de Lesbos, Grecia.

Fededlots, Mishka Henner

Feedlots de Mishka Henner, un trabajo mediante el cual el autor denuncia los daños medioambientales causados por la industria cárnica. La belleza de las imágenes tomadas a través de planos de satélite cenitales produce rechazo en el momento en el que éstas adquieren contexto. Los feedlots son corrales de engorde para ganado más rentables que los pastos naturales, en lo que se ceba a los animales con cultivos como la soja o el maíz. Actualmente este tipo de industria se está regulando en EEUU debido a la gran contaminación ambiental que produce además de la posibilidad de generar problemas sanitarios por la también enorme concentración de ganado en estas parcelas.

Ke Lefa Laka, Lebohang Kganve

Ke Lefa Laka de Lebohang Kganve. Un trabajo autobiográfico en el que el día a día de la vida en la autora revisa la presencia de su madre fallecida a través de ropas y objetos que le pertenecieron, superponiendo las imágenes de ambas. Un trabajo-terapia que nos hace ahondar en los vacíos que produce la ausencia de un ser querido tras su muerte.

It´s all in my head, Etinosa Yvonne

It´s all in my head de Etinosa Yvonne, analiza los mecanismos de supervivencia de personas que han sido protagonistas de casos de extrema violencia en Nigeria. Y lo hace a través de hermosos retratos en doble exposición de los protagonistas con aquellas actividades que realizan para recuperarse de sus miedos más profundos. Ahora que la salud mental está adquiriendo la importancia que merece en la sociedad, éste es sin duda un trabajo fundamental para resaltar.

Getxoweb, familia Aguirregabiria de la Sen

Me ha gustado especialmente el recuerdo del fenómeno Getxoweb creado por la familia Aguirregabiria de la Sen como método para que las amigas de Leire, la hija que se había desplazado a Inglaterra para continuar sus estudios, conocieran las calles de la localidad. Te va a gustar y a sorprender a partes iguales. Palabrita.

Álbumes fotográficos de Begoña Salazar

La mala suerte ha querido que las dos veces en las que me he acercado hasta el festival no haya podido ver dos de los trabajos que me interesaban. Por un lado la obra de Zahara Gómez Lucini que lleva por título Las rastreadoras del Fuerte. Un trabajo sobre el colectivo de mujeres que se dedican a la búsqueda de personas desaparecidas en México en el que la fotógrafa realiza una especie de memoria fotográfica de quienes ya no están a través de imágenes de sus platos favoritos y los lugares en donde se realizan esas búsquedas. Por otro, los álbumes fotográficos de Begoña Salazar, en los que la autora lleva veinticinco años retratando a las gentes y los paisajes de Getxo contribuyendo a dejar su impronta en la memoria colectiva de la localidad.

En conclusión, éste ha sido un Getxophoto con propuestas muy interesantes aunque agridulce. El primer día que me acerqué al festival, el 3 de septiembre, fallecía la fotógrafa Olatz Vázquez después de un duro año de lucha contra el cáncer gástrico. Quizá su trabajo algún día se exponga en las calles de este pueblo en una nueva edición de este festival. Bonito homenaje sería. Ojalá algún día. Vuela alto, Olatz.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *