La ligereza como forma de vida

El confinamiento es lo que tiene, ante la imposibilidad de comprar libro nuevo he tirado de los que tenía por casa que siempre voy dejando para más adelante, y también he releído dos novelas que me han dejado un extraño poso, unidas ambas (…)

Los libros de la mesilla de noche

“Siempre pensé que los libros que uno tiene en la mesilla dicen mucho más de sus sueños que sus propios sueños. (…) Esta montaña que tengo al lado es lo primero que veo por la mañana y lo último cuando me acuesto. Suelen estar aquí por un tiempo, e incluso cuando los acabo me da pena quitarlos porque quiero que estén, quiero seguir viéndolos”(…)

Nada se opone a la noche, Delphine de Vigan

“No había nada que hacer, veníamos de ahí, de esa mujer; su dolor no nos sería nunca extraño”
A caballo entre la crónica y el ensayo, Delphine de Vigan desgrana la figura de su madre, Lucile Poirier; su infancia, las complicadas situaciones…